Es una gran alegría conocer su decisión de casarse, y una enorme satisfacción que me tengan en cuenta para documentar su boda.

Quiero contarles que desde que tuve la posibilidad de comenzar a registrar diversas bodas, me di cuenta que se trataba de un día muy especial para todos, para los novios, para los familiares, para los padrinos e incluso para mí.

Este trabajo me brindó la gratitud de ser parte de numerosas historias de amor. Estar presente en un día único e irrepetible en sus vidas, ese día que eligen, de forma simbólica, para coronar una gran historia de amor; porque si han tomado esta decisión y se ponen en contacto conmigo, es porque se trata de una gran historia.

Es por eso que mi idea es poder documentar ese día. Desde la noción de documentalismo de bodas la premisa es poder realizar un registro de cada momento de la mejor manera, para que cada imagen permita mantener vivo el recuerdo de ese instante.

Alguna vez se preguntaron cómo poder contar el día de su boda dentro de 20 años? Cómo la podrán recordar sus seres queridos, incluso ustedes mismos con el paso de los años? Las fotografías hoy son parte de nuestra historia, de nuestras vidas. En cada viaje, en cada aniversario, en cada momento de felicidad, solemos regístralo en imágenes, más no sea con un celular. Sencillamente, porque somos conscientes que esas imágenes son frágiles en nuestra memoria, y que una fotografía tiene esa inmensa cualidad mágica de hacerlo eterno.

Mi propuesta es poder documentar su historia, buscando que el registro logre  capturar las emociones que los atraviesan, las alegrías,  las ansiedades, en fin, la felicidad y el amor que los ha unido, que los trajo hasta este día y frente a mí, a mi cámara y a mi forma de contarla.

Pero para poder hacerlo es fundamental entregarnos mutuamente. Para ello me brindo a ustedes para dar lo mejor de mí en cada instante y a cambio les pido que puedan brindarse de lleno, que se relajen, se diviertan, que vivan, que sencillamente sean ustedes mismos, y no se los pido para sacar mi mejor foto sino la suya, porque cada instante es únicamente de ustedes. La historia la construyen entre dos y yo me dispongo a documentarla para que tengan como volver a ella en cada imagen.

Es por eso que sólo tomo una boda por jornada, ya que realizo cada una de ellas personalmente, teniendo la tranquilidad que seré yo quién los acompañe desde el principio. Intentando pasar desapercibido, no busco interferir en las situaciones, no me propongo armar las emociones, sino plasmar lo que ustedes sean capaces de trasmitir. Busco contar su historia que es única e irrepetible.

La cobertura de su boda comienza en una sesión de pre-boda, que no busca engrosar el valor de la cobertura, ya que no presenta un valor adicional, sino por el contrario procura conocernos previamente en un clima distendido y ameno, alejado del típico nerviosismo que circunda un evento tan especial.

Asimismo se realiza la cobertura del civil, en el mismo sentido que la pre-boda; que a cada instante logren acostumbrase a mi presencia y puedan ser realmente ustedes, que sean espontáneos, que sean felices.

El día de la boda la cobertura comienza durante el getting ready de la novia, ya sea en un hotel o en el sitio elegido por ella. El getting ready del novio se realiza contratando un servicio adicional de un segundo fotógrafo, para que cada uno tenga la tranquilidad de estar dedicado a cada instante y no en la preocupación de los traslados de un punto a otro de la ciudad.

La cobertura de la boda se realiza con el mismo estilo, sin intervención que pretenda forzar situaciones o momentos. Lo que no significa que no puedan solicitar alguna foto específica, pero con la clara intención de documentar la boda desde su propia espontaneidad.

La realización de fotolibros se presupuesta por separado una vez que tengan la selección de fotos hechas. Esto es para que no sientan la urgencia de seleccionar las imágenes que lo conformen. Entiendo que la boda es de ustedes, que la historia es suya y son los más adecuados para realizar la selección de dichas fotografías; yo soy parte de generar ese registro pero entiendo que no puedo ser quién tome la decisión de seleccionar qué fotos son más adecuadas para contar su propia historia de amor.